mayo 18, 2024

entreObras

Cómo adaptar una vivienda para personas invidentes

Detalles para garantizar la seguridad y el confort de los habitantes del hogar con disminuciones visuales.
Para que la casa sea adaptada, hay que considerar tres medidas concretas: visuales, auditivas y táctiles. (Freepik)

Agunos consejos para adaptar la vivienda a las necesidades de las personas invidentes o con baja visión, para cuidar la seguridad y el confort de todos los que viven en el hogar.

¿Cómo mejorar la accesibilidad?

Los especialistas aseguran que para adaptar la casa a personas invidentes o con baja visión es fundamental crear un entorno más accesible, teniendo en consideración tres medidas concretas: visuales, auditivas y táctiles.

Medidas visuales

En caso de que la persona tenga una disminución visual, hay que tener en cuenta el tamaño de los objetos, colocar rótulos grandes y legibles, utilizar colores que hagan el entorno más visible y realizar combinaciones de contraste cromático que permitan la rápida visualización, evitando los reflejos y utilizando correctamente la iluminación de los espacios.

Algunas de las medidas son:

  • Reforzar la iluminación: para las personas con disminución visual, una iluminación adaptada es el elemento que más puede ayudarlas en actividades cotidianas como leer, cocinar o coser. Algunos trucos pueden ser:
  • Potenciar la luz natural: distribuir los muebles y elementos para que la iluminación natural pueda entrar sin generar resplandor. Es clave elegir un sistema de persianas o cortinas que permitan regular con comodidad la intensidad.
  • Distribuir bien las luminarias: a las lámparas de techo que iluminan la habitación en general hay que reforzarlas con otras auxiliares y directas a los lugares en los que la persona realiza sus actividades.
  • Cuidar el resplandor: evitar las superficies brillantes en mesas, suelos, azulejos, etc.
  • Evitar papeles pintados en paredes, tapizados y textiles del hogar: sobre todo los estampados de patrones geométricos, ya que les puede generar algún tipo de confusión.
  • Generar contrastes de colores: especialmente importante en las puertas, donde los picaportes deben contrastar con el resto. Lo mismo ocurre con las manijas de los muebles, los enchufes, etc.

Medidas auditivas

Las señales auditivas pueden facilitar la orientación en los desplazamientos y permiten recibir información de alerta de posibles peligros, por ejemplo cuando se acerca a un tramo de escaleras.

Medidas táctiles

Las texturas le permiten a la persona invidente identificar o discriminar distintos espacios. Por ejemplo, pueden ayudar a desenvolverse en el escritorio de trabajo o en la alacena de la cocina.

Algunas de las medidas son:

  • Etiquetas en braille: cada vez más invidentes saben leer este sistema, por lo que es de gran utilidad etiquetar alimentos, medicinas, productos de limpieza, etc.
  • Utilizar gomas elásticas o etiquetas de tela: permite identificar los objetos, como cepillos de dientes, cremas, comida, etc.
Cada vez más personas invidentes saben leer en braille, por lo que es de gran utilidad etiquetar alimentos, medicinas, productos de limpieza, etc. (Freepik)

Cuestiones de seguridad

Tan importante como el diseño es la eliminación de posibles riesgos para las personas invidentes que viven en el hogar.

Algunas de las medidas de seguridad son:

  • Cuantas menos cosas, mejor: se debe reducir el número de objetos en armarios, estanterías y cajones para facilitar la búsqueda y evitar riesgos.
  • Distribución: los muebles deben estar pegados contra la pared y preferentemente anclados. Se pueden pegar con cinta las alfombras para evitar tropiezos.
  • En el baño: eliminar escalones y cortinas de la ducha, agregar barras de sujeción y asegurarse que la puerta abra hacia afuera.
  • Estructuras: las ventanas deben ser correderas para evitar golpearse si están abiertas, los escalones de las escaleras deben estar marcados y los suelos tienen que ser antideslizantes en baños y cocina.

Además de todas estas sugerencias, es importante establecer un “orden” para todos los miembros del hogar. Esto es una ayuda esencial para el invidente, por ejemplo para no tropezar con objetos fuera de su sitio como juguetes, zapatillas, etc.