enero 29, 2023

entreObras

Obras para la preservación de los muelles de Bajada Grande

El gobierno provincial destinará 50 millones de pesos en fortalecer en Bajada Grande un espacio histórico, patrimonial y paisajístico relevante para Paraná

El gobierno provincial publicó el llamado a licitación para la obra de recuperación de los paisajes turísticos de Bajada Grande –1ª etapa– de Paraná. El 25 de febrero se abrirán los sobres. Según se informó, en el marco de los trabajos de recuperación y mantenimiento de espacios turísticos que lleva adelante el gobierno provincial, se licita la obra a ejecutar en el urbano ambiental del área costera de Bajada Grande.

El proyecto prevé la recuperación del viejo muelle portuario, con el objetivo de mejorar el espacio para actividades turísticas y comunitarias que se vienen desarrollando allí. Será un proyecto continuo, y en esta primera etapa se propone además preservar la naturaleza y el ambiente a través de la mejora de las condiciones higiénicas de los pasivos ambientales heredados de la ciudad y resultantes de la actividad económica que se ha llevado a cabo en el lugar.

Debido a que el deterioro y el abandono del área ponen en riesgo la continuidad del uso público de este borde costero, se planifica consolidar el sector del muelle como puerta de ingreso a la playa, al río y como punto de encuentro y partida a los recorridos por los humedales, fortaleciendo así un espacio histórico, patrimonial y paisajístico relevante para la ciudad.

El presupuesto oficial asciende a 48.790.644,45 pesos y su plazo de ejecución es de 240 días corridos.

La consulta de pliegos puede realizarse en la Dirección de Estudios y Proyectos de la Subsecretaría de Arquitectura y Construcciones, Casa de Gobierno, 2º piso, teléfono (0343)- 4208057, de 7 a 13 y en la página web http://www.entrerios.gov.ar/minplan/licitaciones, hasta 11 de febrero.

HISTORIA DEL SITIO

Bajada fue el sitio elegido por los primeros pobladores que ocuparon la costa entrerriana cuando al promediar el siglo XVII, Santa Fe hubo de ser trasladada desde Cayastá hasta su lugar actual. Su nombre se debió también, que a tal paraje tocasen tierra firme los viajeros que proseguían su viaje a Corrientes o al Paraguay por el camino abierto al costado de la margen izquierda del Paraná. Fue el primer pueblo establecido en nuestro territorio a fines del siglo XVI, que además fueron atraídos por las ubérrimas tierras entrerrianas, sus yacimientos calíferos y el abundante ganado cimarrón a pesar de la lucha que tuvieron con los indígenas que asolaban ambas márgenes del río. El afincamiento de la población se hizo en forma dispersa y cuando fue construido el fuerte de protección permanente (hoy Plaza Primero de Mayo) comenzó a concentrarse alrededor de este lugar, o sea en la parte alta o lo que es hoy el centro neurálgico de la ciudad.

El progreso urbano se vio favorecido cuando en 1.778 Doña Francisca Arias de Cabrera y Saavedra de Larramendi dona en favor de la Parroquia, la superficie de media legua cuadrada en parte ocupada por la Villa.
El núcleo poblacional queda así constituido en los altos de las lomas, quedando Bajada como un simple desembarcadero, que con el correr del tiempo llegó a ser un puerto muy importante para la comunicación fluvial de la Ciudad, hasta la construcción del Puerto Viejo. El 16 de Octubre de 1.896 se inauguró un muelle que fuera construido por la empresa del ferrocarril central de Entre Ríos ya que se habilita un servicio de trenes entre el Puerto y la Estación Central.

Antes de quedar libradas al servicio público las mejoras citadas, Bajada Grande habíase convertido en un importante puerto de ultramar, ya que llegaban a él barcos de diferentes banderas y de considerable calado. Transcurría un año (1.895), el acrecentamiento del Pueblo de Bajada Grande, hizo que se inaugurara una escuela que hoy lleva el nombre de «Doctor Francisco Soler» y en mayo de 1.899 la creación de una estafeta de correos. Esto nos está indicando que Bajada deja de ser un simple e importante Puerto, para pasar a ser un Barrio humilde y apartado dentro de la Ciudad. Allí funcionó la Fábrica de Cemento «SAN MARTIN» una de las más importantes que aún sigue en actividad, depósito de Gas del Estado y completando ésto, desde el 12 de marzo de 1.933 – día de su bendición – el barrio posee la Iglesia del Inmaculado Corazón de María.-