enero 28, 2022

entreObras

Informe Construya N° 280 – Diciembre 2021

En el cierre de 2021: despachos sostenidos, construcción en recuperación y permisos de construcción record / Lic. Pablo A. Lara / Director de ESTRATECO Consultores

En 2021 la normalización post ‘cuarentena’ permitió que la actividad de la construcción recuperara casi todo el terreno perdido en 2020. Al desagregar el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE), que es la serie mensual que anticipa la evolución trimestral del Producto Bruto Interno (PBI) de Argentina, surge que la construcción fue el sector que más se recuperó con relación enero-septiembre de 2020 (+38,5%) y quedó apenas 3,6% por debajo del promedio correspondiente a enero-septiembre de 2019.

En particular, los desequilibrios cambiario y monetario existentes permitieron que los indicadores vinculados a la inversión privada en construcción residencial retornaran a los niveles más elevados de la historia. Al igual que en el período 2012-2015, cepo cambiario de por medio, una porción del exceso de oferta de pesos se canalizó hacia refacciones y ampliaciones (si bien perdieron importancia relativa con respecto a 2020) y hacia obras nuevas (inversión en construcción desde el pozo), en detrimento de la actividad inmobiliaria, aun cuando el precio del metro cuadrado terminado ya acumuló una caída de entre 25% y 30% en los últimos tres años. En tanto, la búsqueda de protección del capital de trabajo a lo largo de la cadena de valor incentivó la recomposición de existencias, lo cual traccionó en mayor medida los despachos de algunos de estos insumos.

Por su parte, el calendario electoral traccionó los despachos de asfalto durante el año, lo cual permite inferir que hubo una reactivación de las obras viales. Pero éstos todavía resultaron muy inferiores a los máximos alcanzados entre finales de 2017 y comienzos de 2018.

Cuando se hace foco en el mes a mes, surge que a lo largo del año el despacho global de insumos para la construcción se ‘estancó’, más allá de que lo hicieron en un nivel históricamente elevado, tal como lo muestran los dos gráficos que se presentan a continuación. En el caso del Indicador Sintético de Actividad de la Construcción (ISAC), que mide los despachos de insumos para todas las tipologías de obras, incluidas las petroleras, el promedio de enero-octubre de 2021 se ubicó 3,0% por encima del promedio de enero-octubre de 2019, pero quedó 5,5% por debajo de enero-octubre de 2018. En tanto, en el caso del Índice Construya (IC), que mide los despachos de insumos para obras residenciales de las empresas que conforman el Grupo homónimo, el promedio de enero-noviembre de 2021 igualó al promedio de enero-noviembre de 2015, constituyéndose en los dos mejores períodos de la serie que se inició en junio de 2002.

En particular, en octubre el ISAC desestacionalizado confirmó el rebote que había anticipado unas semanas antes el IC, si bien la magnitud fue muy inferior a la del indicador privado (+2,3% mensual vs. +7,5% mensual) . Hay que tener en cuenta que el alcance del primero es más amplio, al tiempo que el segundo justamente mide los insumos vinculados a las tipologías que están mostrando el mayor dinamismo.

En tanto, el IC corregido por estacionalidad mostró en noviembre una corrección de 1,2% mensual. De esta forma, el bimestre octubre-noviembre resultó casi idéntico al bimestre junio-julio, dando cuenta también del ‘estancamiento’ planteado más arriba.

La recuperación que registró el ISAC desestacionalizado en octubre se explicó por subas en ocho grupos de insumos y caídas en otros cinco grupos. Los insumos que mostraron mayores despachos que en septiembre fueron: asfalto (34,8%), mosaicos graníticos y calcáreos (10,2%), cemento Portland (4,6%), hormigón elaborado (3,4%), yeso (2,6%), pisos y revestimientos cerámicos (2,2%), pinturas para construcción (0,9%) y ladrillos huecos (0,7%). Del otro lado se ubicaron: hierro redondo y acero para construcción (-0,3%), el agregado ‘vidrio plano p/ constr., tubos s/ costura y grifería’ (-0,7%), cales (-1,1%), placas de yeso (-2,4%) y artículos sanitarios de cerámica (-4,3%).

La transición observada en materia de tipologías de obra que impulsaron la actividad sectorial entre 2020 y 2021 (desde el ‘boom’ de refacciones/ampliaciones a la reaparición de las obras medianas y grandes, mayormente privadas) quedó reflejada en la evolución del número de puestos de trabajo formales ocupados en la construcción, tal como se surge del gráfico precedente. En septiembre de 2021 se registraron 355,8 mil puestos de trabajo formales, es decir 31,2% más que en el piso de abril-agosto de 2020 (+84,5 mil puestos de trabajo). En tanto, con relación al pico de finales de 2017, la ocupación formal recortó la caída a 17,8% (-77 mil puestos de trabajo).

Y en lo que respecta a las perspectivas a corto plazo para las obras privadas, cabe señalar que en septiembre de 2021 la superficie autorizada a construir en los principales municipios del país continuó recuperándose y alcanzó el valor mensual más elevado de los últimos seis años. En septiembre se aprobaron 1,03 millones de metros cuadrados en el conjunto de los 60 municipios que releva de forma habitual el INDEC. De esta forma, en los primeros nueve meses del año el área aprobada sumó un total de 7,15 millones de metros cuadrados, la que resultó 10,5% mayor a la verificada en enero-septiembre de 2019 (+677,3 mil metros cuadrados). No obstante ello, al considerar el promedio de los enero-septiembre de 2020 y 2021, la comparación con enero-septiembre de 2019 arrojó todavía un recorte de 15,0%.