agosto 17, 2022

entreObras

Media sanción para que “DON GIL” sea área natural

El establecimiento rural dedicado a la ganadearía de monte ubicado en Gualeguaychú ya contaba con convenio e inscripción como reserva natural provincial

Ahora, el Senado de Entre Ríos dio el primer paso para formalizar el acuerdo y se incorpore al sistema de áreas protegidas. El trámite legislativo ahora pasará a Diputados para su sanción definitiva. En la iniciativa impulsada por el senador por el departamento, Jorge Maradey, destacó el interés de los propietarios del campo por conservar el “patrimonio natural, ajustando su actividad” al “turismo ecológico y producción ganadera bajo monte” y el compromiso de “erradicar las prácticas de quemas”, señala el texto al que accedió ERA Verde.

La Cámara Alta provincial, en su 14ª sesión ordinaria llevada adelante este miércoles, dio media sanción al proyecto de ley para que se declare Área Natural Protegida al establecimiento “Don Gil” dentro de la categoría “reserva de usos múltiples”. La propiedad de Mirta Rosa Mesa destina con esta propuesta 1.030 hectáreas –un 89 % del total del inmueble–, al manejo sustentable según se establece en la Ley provincial Nº 10.479 de Sistema de Áreas Naturales Protegidas.

El campo, ubicado en el departamento Gualeguaychú, desde hace tres generaciones de la familia se dedica al desarrollo de ganadería bajo monte, “siendo un campo productivo que produce carne de altísima calidad preservando fauna y flora nativa”, destacó el senador Jorge Maradey en los fundamentos de la iniciativa legislativa. “Esto refuerza y acredita una vez más que la dicotomía entre producción y conservación es una falacia”, apuntó.

Se indicó que en esta finca “es posible encontrar a pocas distancias ambientes de costas, quebrachales, algarrobales, montes naturales, selva en galería, bañados y pastizales, los cuales instauran un refugio necesario para nuestra fauna silvestre. Asimismo, también constituye un muestrario de distintos tipos de flora silvestre, condiciones efectivamente corroboradas por el personal técnico de la Dirección de Áreas Protegidas de la Provincia”, a cargo de Alfredo Berduc.

Con la medida, que espera ser acompañada por Diputados, se ratificará el acuerdo por el cual en enero de este año se dejó expreso por decreto provincial la incorporación provisoria como área natural protegida en el sistema provincial.

En aquella oportunidad, ERA Verde entrevistó a Hugo Delguis, quien junto a su esposa, Mirta Rosa Mesa Amandule, y sus hijos Ramiro y Paola llevan adelante la actividades en “Don Gil”. Y contó que a lo largo de los años habían experimentado cría con el método de destete precoz, que rendía en productividad pero que al mismo tiempo demandaba muchas vacunas porque “los terneros padecían de muchas enfermedades”. Es así que “probaron la cría con encierre al corral”, pero los costos no compensaban. Finalmente volvieron al sistema tener “los animales sueltos en las pasturas naturales, con rotaciones, apotrerando y rotando en potreros grandes”, comentó. Las vacas “pastan naturalmente, porque las costas tienen buena pasturas”, repasó.

CONSIDERANDOS

En los fundamentos de la norma, se indica que “los propietarios tienen el interés de proceder a conservar efectivamente todo este patrimonio natural, ajustando su actividad referida al turismo ecológico y producción ganadera bajo monte, por lo que han asumido obligaciones específicas tales como erradicar las prácticas de quemas, realizar un exhaustivo control de especies exóticas e invasivas, etc”.

Maradey  también plantea que “en el actual escenario de crisis ecológica manifestada en un incuestionable calentamiento global, deviene imprescindible y urgente conservar sitios que representan importantes sumideros de carbono; igualmente, esto representa también la preservación de corredores biológicos necesarios para el desarrollo de nuestra fauna nativa y principalmente para dar alimento a nuestros polinizadores”.

Asimismo, agregó, “el inmueble en cuestión linda con nuestro Río Gualeguaychú, o sea que preservar los ambientes lindantes a nuestros  principales cursos de agua es de fundamental importancia para garantizar la calidad del agua y los ecosistemas acuáticos, ya que las zonas de amortiguamiento realizan la función de ser filtros naturales”.

De la Redacción de ERA Verde